¿Desaparición de Luz y Fuerza del Centro?

En el caso de la terminación de la paraestatal luz y fuerza del centro, la decisión de llevar a cabo una negociación ¿puede traer como consecuencia que se dé marcha atrás a la decisión tomada por el ejecutivo en relación a la extinción a la misma?
En realidad no parece haber nada que indique que será de esa manera, ya que el contexto en el que se llevó a cabo el cierre de la misma se hizo acorde a lo que dispone la Ley de Entidades Paraestatales cuando dispone que: cuando algún organismo descentralizado creado por el Ejecutivo deje de cumplir sus fines u objeto o su funcionamiento no resulte ya conveniente desde el punto de vista de la economía nacional o del interés público, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, atendiendo la opinión de la Dependencia Coordinadora del Sector que corresponda, propondrá al Ejecutivo Federal la disolución, liquidación o extinción de aquél, y que, en realidad la negociación que está buscando el sindicato de electricistas a través de su líder moral, Esparza, solo traerá como resultado, en su caso, el obtener acuerdos con relación a la inserción laboral de los trabajadores cesados con objeto del cierre de la paraestatal. Igualmente se pudiera hablar de lograr acuerdos en cuanto a los planes de liquidación que se ha venido ofertando para los trabajadores de luz y fuerza del centro, sin embargo el otorgarles a los mismos cantidades superiores a las que fija la Ley Federal del Trabajo, no nos da una idea muy clara del concepto de legalidad, menos aún de justicia.
¿A quién se le puede atribuir los problemas económicos por los que pasó la paraestatal y que la condujeron a su cierre?
En realidad tratar de atribuir los problemas a una u otra parte es innecesario en estos momentos, toda vez que, la misma ha llegado a su extinción, y lo que debe preocuparnos es que no vuelva a ocurrir lo que generó la caída en picada de la paraestatal. Se habla de malos manejos, de concesiones bastante onerosas, de contratos colectivos muy cargados, razones todas estas, suficientes por sí solas para llevar a bancarrota a cualquier empresa, no se hable ya de la conjunción de las mismas.
¿Para qué se crea un sindicato? ¿Cuál es su finalidad? ¿La cumplió el Sindicato Mexicano de Electricistas?
Este tipo de organizaciones que han existido por un largo tiempo en nuestra historia se crearon, originalmente, para hacer frente al capital y exigir el respeto de las instituciones de la contratación colectiva y efectivo el derecho de huelga. Las mismas tienen por objeto único e indiscutible la defensa, mejoramiento y estudio de sus respectivos intereses: los de la clase trabajadora. Ahora bien, para poder responder al tercero de los cuestionamientos antes planteados, bastaría echar un vistazo a las condiciones laborales en las que se venía prestando el servicio en la compañía ahora extinta, verificar que los convenios y acuerdos tomados por la directiva sindical hayan sido planeados, estudiados y acogidos en torno a obtener la estabilidad en el empleo de los trabajadores y a buscar el mejoramiento de la compañía en cuanto a la productividad de la misma, ya que con ello, podemos asegurar que existe un equilibrio necesario para asegurar la perdurabilidad de esta. En realidad no parece haber sido así, ya que como se dijo anteriormente, las concesiones que se obtenían por conducto del contrato colectivo fueron tales que solo la fueron hundiendo hasta hacerla insostenible.
¿La decisión tomada por el Gobierno Federal en el sentido de conducir a la desaparición de luz y fuerza del centro atenta en contra de los trabajadores?, En realidad, lo que se ha manifestado hasta el momento es que las cantidades que eran necesarias para el sostenimiento de la paraestatal son por mucho superiores a las que se destinan a programas para combatir la pobreza, por ejemplo, y si con ello se destina a tales programas y, se pueden atender las necesidades de un número en mucho superior de personas y familias, entonces no parece que se esté atentando en contra de los trabajadores ya que, el principal objetivo de un Estado de Derecho es garantizar la seguridad y bienestar de las mayorías, no queriendo dar a entender con ello, que se tenga que dejar de lado a las “minorías”.
No sé si en realidad solo sea mi apreciación pero ¿no es verdad que parece que hay una “bolsa de personas” a la espera de cualquier excusa para manifestarse so pretexto de una violación de garantías y de un intervencionismo por parte del Estado lesionando los “derechos” sindicales?, me refiero por supuesto a simpatizantes del sindicato de la educación, de la APPO y algunos legisladores y personajes de nuestra política como AMLO, que siempre aprovechan cualquier situación para ostentarse como únicos portadores de la verdad, y se niegan a escuchar cualquier otra opinión, y por lo tanto, también se niegan a plantear posibles soluciones que tomen en consideración no solo el aparente beneficio presente de un grupo de trabajadores, sino que sirvan para crear instituciones sanas que puedan extender su vida útil durante el mayor tiempo posible. ¿No es en gran medida ese tipo de actitudes las que nos han retrasado cada vez más para alcanzar un desarrollo y un crecimiento deseable?

¿Las acciones llevadas a cabo por el Gobierno Federal en torno a la extinción de Luz y Fuerza el Centro pudieran encuadrar dentro de la figura de la sustitución patronal?
Siendo la sustitución patronal una figura que surge cuando una persona adquiere la totalidad o casi la totalidad de los elementos funcionales propios de la substituida, como unidad económico-jurídica, continuando ininterrumpidamente con la actividad que desarrollaba ésta, ¿no pudiera decirse que si va a continuar CFE llevando a cabo las labores que desempeñaba luz y fuerza del centro y, con los mismos elementos funcionales se está entonces en la presencia de la sustitución?
¿De ser así que consecuencias generaría?
Evidentemente la primera de ellas y la más importante sería el que no se puede llevar a cabo la extinción toda vez que lo que se busca con motivo de tal figura es la conservación de las fuentes de empleo de los trabajadores en virtud del principio de la estabilidad en el empleo.

En otro orden de ideas, si los trabajadores llevan a cabo el cobro de sus liquidaciones, ¿están convalidando entonces la decisión del Gobierno Federal y por ende se trata de un acto consumado, por lo que, de interponer un amparo le sería negado? Una pregunta más sería: en caso de que se declarara inconstitucional el decreto mediante el que se declaró el cierre de luz y fuerza del centro, y por lo tanto continuara en funciones ¿cuál sería la situación jurídica de los trabajadores liquidados, toda vez que su relación laboral terminó por la supuesta desaparición de su fuente de trabajo?

J.T.

About these ads

2 comentarios to “¿Desaparición de Luz y Fuerza del Centro?”

  1. José Carlos Molano Noriega Says:

    Lo ocurrido el viernes por la tarde en las oficinas de la secretaría de gobernación entre el Lic. Fernando Gómez Mont y el Sr. Esparza, no fue otra cosa que otorgarles el derecho que tienen ha ser oídos por las autoridades y hacerles ver que ésta acción llevada a cabo por el Gobierno Federal no tiene marcha atrás, por que en dado caso que llegara hacer así, nos encontraríamos ante la presencia de un Gobierno débil ante las presiones sociales y políticas. Pero como era de esperarse éstos actores de forma unilateral rompieron con la negociación ya que no se les iba a cumplir con lo que solicitaban.

    Es cierto que algunos actores políticos, grupos sociales u organizaciones aprovechan este tipo de situaciones para reclamar y figurar en los medios de comunicación aún y cuando no tienen ni una mínima idea de lo que hacen o dicen solo son gente oportunista que quieren sacar algún beneficio o provecho del Gobierno y ejercer presión para seguir manejando a éstas asociaciones sindicales y seguir enriqueciéndose tanto ellos como los líderes sindicales, por que la finalidad del sindicato es el estudio, mejoramiento y defensa de los respectivos intereses de la clase trabajadora, no solo de unos cuantos.

    Así como lo hacía el sindicato de electricistas, ya que contaban con algunos lujos que ni los presidentes municipales ni diputados de algunas legislaturas locales tienen, ya que a ésta asociación se le destinaban 6 millones de pesos semanales, contaban con delfinoterapia, contaban con inmuebles de lujo no destinados para el uso directo del sindicato, sino como centros de entretenimiento y diversión de éstos personajes y aparte la población ya estaba descontenta con el “servicio” que brindaba luz y fuerza del centro, ya que se les cobraba de más. Pienso que las cosas fueron correctas, tenemos más de 4 millones de pobres muriéndose de hambre en el país, y aún así éstos líderes y personajes políticos se ostentan de víctimas.

    Se menciona que si puede considerarse como una substitución patronal, no lo vería así, debido a que no hubo una compra de tal empresa, no hubo una transferencia de la propiedad y en ésta caso no habrá un responsable solidario con el nuevo “patrón” por el término de 6 meses como lo marca el Art. 41 LFT y en peste caso hubo la extinción de un decreto y así mismo se este liquidando a sus trabajadores.

    Hasta la última cifra mencionada en los medios de comunicación que han cobrado su liquidación excede los 11 mil trabajadores, con esto el sindicato esta perdiendo fuerza, y sus trabajadores están convalidando la decisión tomada por el Gobierno Federal, ya que se les esta indemnizando y de acuerdo con el Art. 48 de LFT, se les puede indemnizar o reinstalar, pero no las dos.

  2. Sergio Eduardo Rodriguez Gutierrez Says:

    Referente a la primer pregunta, no creo a mi criterio que sea correcto revocar la decisión tomada por el ejecutivo ya que esta empresa de cierta manera atenta contra la economía del país, sin embargo los trabajadores de dicha empresa de cierta manera existe la voluntad de los trabajadores de aceptar el pago correspondiente que en realidad es mayor al de su liquidación ya que poco a poco se han ido haciendo estos pagos a los miembros de la paraestatal LyFC, en conclusión no veo la razón para la reinstalación de la empresa, sigo con la creencia de que fue un acto que debió de haberse hecho con anterioridad.
    Respondiendo a dichos cuestionamientos, el sindicato creo yo que su fin no lo ha cumplido, pero así como este ningún otro, y creo convincente que el ejecutivo debe de dar pasó al cierre de dichas empresas paraestatales que tiene a México con un freno muy pronunciado. También se ha ido perdiendo o quizá nunca se tuvo el control de los sindicatos así como la de su finalidad inmediata para la que fueron creados.
    Creo que la decisión tomada por el ejecutivo, fue la más acertada, pero claro esta con mucho riesgo para el futuro del Partido Acción Nacional políticamente hablando ya que no les convenía tomar esa decisión, pero soy de la idea que así como estas decisiones deben seguir adelante, siempre viendo una mejora positiva para México como para su población.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: